4 pasos clave para planificar una carrera profesional

4 pasos clave para planificar una carrera profesional

Quienes aspiran a crecer profesionalmente deberían tener en cuenta ciertas variables que potenciarán su empleabilidad. Se trata de factores que de una u otra manera abordan los intereses laborales, capacidades y habilidades. En otras palabras, saber dónde se está parado, hacia dónde se quiere ir y los pasos que hay que dar para ello.

Cabe acotar que quienes planifican una carrera se diferencian y de cierto modo acaban por tomar ventaja respecto de la Generación Y, puesto que los más jóvenes se caracterizan, precisamente, por no proyectarse laboralmente. Por ende, duran poco en sus trabajos y seducidos por la oportunidad de viajar, de estudiar en el extranjero o por alternativas laborales que garanticen flexibilidad, más tiempo libre y otros incentivos de tipo emocional más que monetarios, en definitiva no planifican sus carreras.

La experiencia de quienes de dedican a buscar talento muestra que aquellos que sí se preocupan de la proyección, tienen que considerar ciertos pasos básicos, entre los cuales destacan los siguientes:

1- Capacitarse permanentemente: Adquirir los conocimientos y tendencias relativos a lo laboral que cada día van apareciendo, para adaptarse mejor al ambiente y a los cambios que tengan lugar.

2- Desarrollar habilidades blandas: Está relacionado con saber comunicar, escuchar, liderar y trabajar en equipo, todos ellos aspectos que agregan valor al desempeño dentro de las empresas e influyen en los resultados.

3- Cursar postgrados: Un MBA o maestría en alguna especialidad brinda un mayor conocimiento temas específicos y al mismo tiempo permite marcar diferencias con quienes no cuentan con dicha preparación, junto con demostrar interés por aprender y superarse.

4- Aprender idiomas: El dominio de otras lenguas aparte de la nativa es un elemento diferenciador clave en mercado laborales como el chileno, donde el conocimiento de un segundo idioma escasea. Por este motivo, hablar inglés se ha transformado en una llave para abrir las puertas hacia una carrera exitosa, ha pasado a ser una exigencia básica para quienes buscan ocupar un puesto ejecutivo o de alto nivel en una organización, y significa asegurar mejores niveles de ingreso.

El aporte de la psicología

Pero las recomendaciones no se agotan en lo anterior. Así como las capacitaciones, el desarrollo de habilidades blandas, la educación continua y saber idiomas son elementos vitales para proyectarse profesionalmente, también lo es conocerse a sí mismo y a los demás, porque en la medida que el nivel de autoconocimiento sea mayor respecto a fortalezas, debilidades, competencias, habilidades e intereses, la capacidad de planificar una carrera profesional se fortalecerá, aumentando las probabilidades de éxito.

Otro punto es la experiencia. Dado que las organizaciones operan en entornos complejos y cambiantes, se generan constantemente nuevas necesidades en el mercado, y por ello requieren profesionales especializados que puedan cubrirlas. Esto ha llevado a que la competitividad entre los profesionales sea cada vez más fuerte, lo que obliga a un proceso continuo de perfeccionamiento.

Adicionalmente, es recomendable ir armando una red de contactos generosa: un buen “networking” hoy por hoy forma parte de la oferta de valor de un profesional, a tal punto de que este factor puede marcar una diferencia decisiva frente a los pares.

Es igualmente conveniente considerar siempre los aspectos culturales de los lugares donde se quiere estar, analizando qué tipo de organización calzará mejor con las aspiraciones laborales de uno. Las personas con cierto recorrido en el mundo del trabajo tienen la ventaja de que están en condiciones de comparar entre las compañías en las cuales ya se desempeñaron, y sacar conclusiones de ello acerca del modelo de gestión que mejor se adaptó a sus aspiraciones. Este benchmarking supone comprender mejor cuáles son los aspectos culturales que motivan a una persona y cuales no van con su forma de ser.

Planificar una carrera, en consecuencia, tiene un componente psicológico que se vincula con una necesaria reflexión sobre los anhelos profesionales, el tipo de ambiente y cultura laboral donde se puede ser más feliz, conocer los detalles que hacen de un trabajo una mala experiencia e identificar para qué se es bueno y cuál es el tipo de organizaciones donde es posible convertirse en un excelente aporte.

En el fondo, para cumplir las metas profesionales sin duda colabora tener claro a dónde se quiere llegar profesionalmente, no dejarse llevar por las tentaciones que desvíen a una persona de su proyecto (por ejemplo, enfocándose únicamente en la renta) y potenciar las fortalezas. En suma, una buena combinación entre habilidades blandas y duras, con el objetivo de que, ante determinadas situaciones, se esté plenamente capacitado para resolver problemas.

Jorge English

admin
ADMINISTRATOR
PROFILE

Déjanos tu comentario

Tu direccion de correo no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cancel reply