Los factores a considerar para cambiarse de trabajo, o bien, crecer en la empresa

Los factores a considerar para cambiarse de trabajo, o bien, crecer en la empresa

Una legítima aspiración de todo empleado es la de desarrollarse laboralmente, lo que puede lograrse por varios caminos, entre los cuales están un cambio de trabajo, o crecer dentro de la misma organización en la cual ya se desempeña. Aunque ambas guardan amplias diferencias, tienen en común el que siguiendo algunos consejos básicos se logrará potenciar la vía elegida. Y por supuesto, que en ambos casos el resultado debiese ser la apertura de mejores horizontes.

Una de las primeras cosas a considerar es el qué momento del año se está. En otras palabras, se debe mirar el calendario. Porque los meses en que los empleadores se muestran más activos buscando candidatos suelen ser son diciembre y enero, dado que muchas firmas definen a mediados del año la creación de nuevas posiciones para el organigrama, las que son estrenadas al comenzar el siguiente ejercicio. También se relaciona con el diseño presupuestario para el año que viene, y de que en función de esta variable se pueda iniciar un proceso de búsqueda que lleve a tomar una decisión final hacia marzo o abril.

En todo caso, mientras más responsabilidades conlleve el cargo, más difícil es el proceso, y por tanto, concluirlo suele exigir más tiempo (entre 6 y 8 meses).

Comportamientos básicos

Otra cuestión básica son algunas pautas de comportamiento que se deberían seguir a lo largo de toda la carrera profesional, entre ellas la capacidad de administrar estratégicamente una trayectoria. Esto apunta a que las personas que deseen proyectarse exitosamente en el mundo del trabajo debiesen tener una dirección y un rumbo claros, con una mirada de largo plazo, obviamente con la flexibilidad del caso. De esta forma las personas tendrán un norte más claro, evitando el riesgo de mostrarse dispersos en la vida laboral.

De manera complementaria, las personas tendrían que analizar con calma aspectos como:

– Sus fortalezas y debilidades.

– El tipo de trabajo que les genera más satisfacciones.

– El tipo de cultura organizacional que más se adapten a sus propios valores y forma de ser.

– Qué dirección quiere darle a su carrera profesional.

– Qué cuestiones no se está dispuesto a realizar o tolerar en el ámbito laboral.

El último punto señalado es relevante, porque existen variables que a la larga pueden ser determinantes para la satisfacción en el trabajo. Por ejemplo, horarios muy extensos, distancia de la casa a la oficina, estructuras muy jerarquizadas, entre otras.

La ventaja de aclarar cada una de estas cuestiones es que permiten comenzar a identificar de mejor forma el tipo de cargo y el perfil de empresa que sean más afines a los intereses personales.

Hoy, asimismo, es muy recomendable mantener siempre actualizadas las redes de contacto, y activar dichas redes de manera intuitiva, estando al tanto de las tendencias del mercado laboral.

Preparar el ascenso

Pero, ¿y si la expectativa no es cambiarse de trabajo, sino avanzar dentro de la organización?

En tal caso lo primero es ser proactivos, poder trabajar bajo presión, demostrar liderazgo tanto a nivel de equipos como para sacar proyectos de alto impacto, rendir más allá de lo solicitado poniendo el foco en las metas que sean alcanzables, y demostrar una alta disposición para asumir nuevos desafíos apenas se presente la ocasión.

Igualmente es deseable apoyar a los equipos, especialmente cuando pasen por momentos complicados, tener una visión de negocio de mediano y largo plazo, mostrar ganas de crecer y pedir retroalimentación acerca de lo que la empresa más valora de sus trabajadores. Y además, contar con otras capacidades que son valoradas por los empleadores, como proactividad, adaptabilidad, capacidad de innovación y de armar equipos, saber entender a la organización en su globalidad visualizando hacia dónde va el negocio y la compañía. Todo eso, en definitiva, es lo que diferencia a un team player de los demás: su capacidad de ser transversal y entender la actividad de la empresa y sus avances como un todo.

Para ocupar posiciones que signifiquen mayores desafíos, una persona también debería preparar un resumen de sus principales logros y el valor agregado que estos han significado para la compañía; es decir, un compendio que se pueda exhibir ante los empleadores.

Claro que para ascender en una empresa nada de lo antes expuesto tendrá validez si no se posee un requisito obvio: las habilidades técnicas y teóricas necesarias para desempeñar cargos de mayor responsabilidad. Y aunque parezca obvio, es clave en  un excelente desempeño.

Al final, quienes hacen bien su trabajo y muestra las habilidades necesarias para cargos determinados, por lo general son más codiciados en el mercado laboral.

 

Jorge English

admin
ADMINISTRATOR
PROFILE

Déjanos tu comentario

Tu direccion de correo no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cancel reply